La insistencia por parte de una persona, ya sea amigo o familiar, hace que en ocasiones hagamos cosas que realmente no queremos hacer. Esto es lo que le pasó a esta mujer, que se dejó convencer por su marido para subirse en una de las montañas rusas más veloces que nos podemos encontrar en la tierra. Viendo el vídeo, podemos afirmar que fue el minuto más largo de toda su vida y que a buen seguro será la primera y última vez que hace algo parecido.

Lo que nos tiene que decir su marido es cómo consiguió convencer a su mujer para que se montase, ya que convencer a una mujer es algo que está al alcance de muy pocos.