Las opciones más divertidas a la hora de amenizar una boda

Digámoslo claro: las bodas están para pasárselo bien. Pero es verdad, que hay cierta gente que se ya se cansa del típico baile de después del banquete. Si el invitado no bebe alcohol y tampoco le gusta mucho la música enlatada o la elección musical del DJ, es posible que no le quede un buen recuerdo del evento. ¿Qué podemos hacer en estos casos?

La solución a esto es amenizar la boda de maneras alternativas. Idea Boda es un portal ideal si te preocupa esto y te has quedado sin ideas. De dicho portal hemos sacado las que, a nuestro juicio, son las opciones más divertidas a la hora de amenizar una boda.

Fotomatón

Quizás la opción más recurrida para amenizar una boda es el fotomatón. La verdad, es que nunca falla. Sin duda, un espacio súper divertido donde, tanto novios como invitados, pueden disfrazarse y transformarse para lograr una imagen que quedará en el recuerdo. Gafas loquísimas, pelucas de colores extravagantes, boas plumadas, guantes boxeo, maquillaje de fantasía, corbatas y pajaritas divertidísimas… En fin, todo el atrezzo que puedas imaginar para conseguir esa foto tronchante.

Este servicio muchas veces viene incluido con el fotógrafo, pero en ocasiones se contrata aparte. Consulta con tu profesional para saber cómo actuar si estás interesado en esta graciosa opción.

Caricaturas

Si quieres amenizar tu boda y que además, tus invitados se lleven un recuerdo personalizado para siempre, puedes hacerte con los servicios de un caricaturista. Cada vez es más normal encontrarte a uno o varios de estos artistas en todo tipo de eventos. Es una opción muy simpática, que sin duda provoca curiosidad y con la que evitarás el típico regalo «estándar» de boda.

Es decir, di adiós a los puros, broches y botellitas. Con un experto en caricaturas, tus invitados podrán llevarse a casa una auténtica obra de arte 100% personalizada. Ya verás las risotadas y los corrillos que se montan delante del dibujante.

Música en directo

Sé que es una opción muy costosa, pero la verdad que un grupo en directo no tiene nada que ver con la música enlatada. Con una banda crearás ese ambiente único que se respira en los conciertos. Además, este tipo de profesionales se esfuerzan al máximo para que el evento sea inolvidable, con una puesta en escena y una selección de canciones ideal para todo tipo de públicos. Verás como la gente se lo pasa en grande cantando viejos y nuevos éxitos.

Eso sí, intentad que sea un grupo acorde a vuestros gustos musicales y los de vuestros invitados. Para ello, lo mejor es que los escuchéis antes y decidáis entre unas cuantas bandas. No os ciñáis a una sola. Una vez lo tengáis claro, ¡a por ella!

Karaoke

Y por último, una de mis favoritas: el karaoke. A ver, esta opción no es para llevarla a cabo durante toda la boda, pero sí durante durante un rato prudencial. Con esta actividad, los novios y los invitados podrán agarrar un micro y convertirse en la estrella del evento. Pero como indico, está bien para un pequeño espacio de tiempo, mucho tiempo puede convertirse en una tortura. Pero si se hace bien, es muy, pero que muy memorable.

Y si ya lo combinas con la opción anterior, es decir, karaoke con banda en directo, la diversión y las risas están 100% aseguradas. Los asistentes a la boda se sentirán como Tina Turner o Freddie Mercury.

Ir arriba