La inafancia de Kevin Durant fue dificil pero eso no le impidió que fuese una estrella de la NBA llegando a alcanzar el MVP. Por eso, al recoger el premio no dudó en dedicarselo a la persona que hizo que eso fuera posible, su madre. Ella estuvo en los momentos dificiles y lo sacó adelante sola frente a todas las adversidades. Un emotivo video que no tiene desperdicio.

Dejar respuesta