Lo más normal del mundo… Tienes un demonio dentro y cuando el sacerdote te está rezando unas oraciones para el exorcismo y te estas retorciendo entre horribles convulsiones y gritos, TE LLAMAN POR TELÉFONO. ¡Siempre igual! Claro, el hombre, lógicamente, tuvo que dejar las convulsiones a un lado y coger el telefono porque es un persona que tiene buenos modales…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here