Esto es una broma de cámara oculta con bastante contenido social. En él vemos a varias personas que acuden por separado a su farmacia habitual a recoger unos medicamentos con su tarjeta sanitaria. Cual es su sorpresa, cuando el farmacéutico les dice que el sistema informático les indica que le debe destruir la tarjeta y lo hace inmediatamente, ante la mirada atónita de los clientes. Lógicamente, estos, indignados lanzan improperios contra el farmacéutico con tal rabia que si pudiesen matarlo en ese momento la hacían. Al final todo es una broma, pero a estos clientes les ha ayudado a concienciarse de que los inmigrantes están en esa situación todos los días. ¿Desde cuando hemos dejado de ser humanos?

¿Y a ti? ¿Te ha gustado esta cámara oculta?

Coméntanoslo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here