Menuda situación, da hasta vergüenza ajena. Os explico, una pareja aparece en la cámara de besos del estadio de los Chicago Bulls. El chico que está hablando por teléfono no hace caso a su chica de querer darse un beso delante de la cámara y la trata con desmanes de muy malas maneras. A esto que hace acto de presencia el justiciero de la noche, la mascota de los Chicago Bulls quien pretende amedrentar al chico. Este, lejos de achantarse, discute también con la mascota. El torito, ni corto ni perezoso, pide disculpas a la dama y se la lleva en volandas. La cara del novio es indescriptible…

¿Y tu? ¿No te ha dado vergüenza ajena este vídeo?

Coméntanoslo…

Dejar respuesta