Una selección de chistes anticlímax para que te diviertas a lo grande con el mejor humor absurdo de la web

Fuente:  Cuadrivio
Fuente: Cuadrivio

Cuando nos cuentan un chiste esperamos que termine de una forma divertida e ingeniosa. Sin embargo hay veces en los que los chistes recurren a la verosimilitud y a la lógica y no causan gracia, o son tan tontos que por algún extraño motivo nos hacen reír mucho.

Chistes sin sentido cómo “¿Por qué al niño se le cayó el helado? Porque alguien lo empujo por detrás y no pudo sujetarlo bien.” son demostraciones de los denominados chistes anticlímax, y aunque no lo parezca hay muchos dando vueltas por la web y en dominiomundial.com hemos decidido registrar algunos de los más populares para que los tengas en cuenta y decidas por ti mismo si te causan gracia o no.

Chistes anticlímax de los que no sabrás si reírte o llorar

¿Qué es peor que hacer dieta? El Holocausto nazi.

 

Fuente:  David
Fuente: David

¿Qué es un gitano conduciendo un avión? Un piloto.

¿Qué tendrá el niño sin piedras el día de Navidad? Problemas para moverse.

– Mamá, mamá, en el colegio me dicen Javi.
– ¿Y qué me estás contando, Javi?

Me dijo un pajarito que te estás drogando.
– Parece que vos también porque los pajaritos no hablan.

¿Cuántos negros se necesitan para cambiar una lamparita? Uno.

¿Por qué la gallina cruzo la calle? En serio te lo estoy preguntando.

¿Por qué Hitler no puede andar en patineta? Porque está muerto.

– Cariño, dime algo con amor.
– Lo siento, pero creo que la rutina nos ha consumido y esto sería algo forzado. Pero te tengo cariño de todas formas.

Un lépero es atrapado por una tribu de indígenas caníbales. Lo cocinan y se lo devoran.

¿Qué son 36 músicos ahogados en el fondo del océano? Un terrible accidente de barco.

Fuente:  David
Fuente: David

Toc-toc.
– ¿Quién es?
– La policía, toda su familia murió en un accidente.

– Papá. ¿Vos te casaste por iglesia, por civil, o por imbécil?
– No, no: por iglesia.

– Jaimito, tu papá ¿de qué trabaja?
– Es ginecólogo, profesora.
– Muy bien. Es un trabajo necesario y muy honrado, espero que además le paguen como corresponde.
¿Por qué las personas con piel negra son tan buenas jugando al baloncesto? Probablemente porque entrenan mucho más duro.

– ¿Qué nivel de inglés tiene usted?
– La verdad que bajísimo.
– Lo siento. Estamos buscando a alguien que tenga un nivel más bien elevado.
– No pasa nada. Espero que encuentren a la persona que buscan. Adiós.

¿Qué tiene 100 pies y no puede andar? Un grupo de 50 personas con incapacidad para mover sus extremidades inferiores.

¿Sabes que le paso al presidente cuando se murió? Le siguieron creciendo las uñas y el pelo como a cualquier persona normal.

Estos son algunos de los chistes anticlímax que hay en Internet. Te seguiremos contando otros, pero ya puedes hacer un listado con algunos porque la verdad es que son muy malos. Toma nota de algunos de los chistes anticlímax, quizás los quieras utilizar para sorprender a alguien en algún momento.

Fuente:  Listocomics
Fuente: Listocomics

Un español, un italiano y un estadounidense llegan a un hotel en la ciudad de Londres el día de Navidad, están muy drogados. El primero en completar el check-in es el español pero como no tiene demasiada idea de cómo se hace, le pide ayuda al estadounidense.

Un hombre llega a su casa y descubre a su esposa teniendo sexo con su mejor amigo. El amigo intenta esconderse detrás de la cortina. La mujer intenta explicarle todo, pero el hombre está devastado por la traición de las dos personas que más quería en el mundo.

Un hombre se baja del tren con muy mal aspecto. Un amigo se acerca y le pregunta qué le paso.
– Me he mareado. Siempre me pongo medio mal cuando viajo de espaldas a la locomotora.
– ¿Pero por qué no le pediste al viajero sentado frente a ti que te cambie el sitio? La gente suele ser muy amable en estos casos.
– Lo pensé. Pero es que no había nadie sentado en frente mío.

El círculo infinito: – Tu perro parece un gato
– Es que es un gato.
– Entonces parece un perro.

Toc-toc
– ¿Quién es?
– Abraham.
– No, primero dígame cómo se llama. Después veo si le abro.
– Me llamo Abraham.
– Dígame su nombre. No pienso abrirle hasta que me diga su nombre.

– ¿Qué le dice un jardinero a otro?
– Disfrutemos mientras podamos.

Con los chistes anticlímax se pueden estar horas divirtiéndose y riendo a lo loco, todo depende del sentido del humor de cada uno. Para ciertas personas los chistes absurdos o anticlímax no son divertidos porque recurren a finales muy simples que solamente pueden causar gracia por lo tonto que son. No hay ingenio, simplemente el uso de la realidad para hacer reír porque uno espera una respuesta totalmente diferente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here