Estos jóvenes hacen a modo de un experimento social. Se pasan por las mesas de una pizzería solicitando trozos de pizza y nadie parece darles. Cuando se lo piden a un vagabundo ocurre algo maravilloso. Un video que refleja que los que menos tienen son los que más dan.

Dejar respuesta