En esta obra está ocurriendo algo que está llamando no sólo la atención de los operarios, sino también la de las personas que trabajan en una oficina cercana. Al abrir la ventana, un hombre se da cuenta que una máquina de extender cemento ha perdido el control y que hay trece personas intentando hacerse con ella. La situación es tan cómica que decide grabarlo con su móvil.

Los operarios intentan controlarla de varias formas distintas, pero parece que ninguna sirve, hasta que hay alguien que viene con una especie de manta que la echa por encima. El tío creía que con esto sería suficiente, pero la máquina sigue a su bola sin intención de detenerse. Tras un buen rato así, al final hay uno de ellos que consigue domarla como si de un caballo se tratase.

Vía: Youtube

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here