El acoso escolar y el ciberbullying son dos de los grandes problemas en la educación de todo el mundo, pero el revolucionario método filandés KiVa se ha mostrado como una gran solución a esta situación.

Método finlandés Kiva para el acoso escolar
Fuente: Wikimedia

Desde hace unos años, es muy habitual escuchar noticias relacionadas con el acoso escolar y el ciberbullying, y no precisamente buenas, sino más bien todo lo contrario. Se trata de un gran problema que afecta prácticamente al 100% de todos los centros educativos del mundo, y que en muchas ocasiones, puede incluso hacer que la víctima acabe con su vida. Para luchar con esta lacra, el método finlandés KiVa se ha mostrado como toda una garantía, ofreciendo grandes datos desde su implantación en el año 2008.

El método finlandés KiVa

acoso escolar en los colegios - Método finlandés Kiva
Fuente: Wikimedia

KiVa es un acrónimo de las palabras de las palabras finlandesas Kiusaamista Vastaan que viene a significar “contra el acoso escolar” y que ya ha sido implantado en el 90% de los colegios de educación básica. Tal ha sido su éxito desde que se empezó con el método finlandés KiVa que contar o no con este proyecto en las escuelas, es un requisito que las familias y profesores tienen en cuenta a la hora de elegir un centro educativo donde trabajar o donde llevar a sus hijos a estudiar.

La aparición del método finlandés KiVa fue como consecuencia de los altos índices de acoso escolar y ciberbullying que tenía el país. El gobierno, junto con la comunidad educativa, se pusieron manos a la obra para crear un sistema con el combatir esta situación.

Resultados sorprendentes desde el primer momento

estudiante llorando por acoso escolar - Método finlandés Kiva
Fuente: Wikimedia

No hubo que esperar mucho tiempo para comprobar que el método era bueno y funcionaba. En un estudio realizado a 234 centros de todo el país y 30.000 alumnos de entre 7 y 15 años, KiVa había conseguido hacer desaparecer el acoso escolar en el 79% de las escuelas. En su primer año de implantación, los investigadores comprobaron que en determinados cursos, el número de niños acosados había descendido un 40%, pero también descubrieron como el método finlandés KiVa ayudaba a aumentar el bienestar escolar.

El programa KiVa ha recibido varios premios incluyendo el Premio Europeo de Prevención del Crimen en 2009, el Premio de Política Social por el Mejor Artículo en 2012 y cuatro Premios Nacionales en Finlandia en 2008, 2010, 2011 y 2012

¿Cómo funciona el método finlandés KiVa?

ciberbullying Método finlandés Kiva
Fuente: Johnain

En la mayoría de los métodos utilizados para acabar con el acoso escolar, todos los esfuerzos se destinan a las figuras de la víctima y el acosador. KiVa da una vuelta de tuerca a esto, centrándose en el grupo, intentando cambiar las normas que lo rigen, ya que dentro de una clase, están los denominados “otros”, que son aquellos alumnos que no son ni víctimas ni acosadores, sino testigos de lo que suceden y que en ocasiones sus actuaciones hacen que el acosador siga realizando esa acción.

Lo que busca KiVa es intentar cambiar la actitud de esas personas que están alrededor y que no hacen nada. Si se consigue que no actúen en el acoso, se conseguirá que finalmente el acosador deje de realizar esa tarea, y esto se consigue concienciando de la importancia de las acciones de grupo, además de defender y apoyar a la víctima.

A la edad de los 7, 10 y 13 años, los estudiantes reciben una serie de lecciones a lo largo del curso en los que se busca concienciar sobre la importancia del respeto hacia el resto de la gente o la empatía. Para ello hacen uso de herramientas disponibles como manuales para el profesor, videojuegos, un entono virtual, reuniones y charlas con los padres.

Un equipo en cada colegio

Cada colegio cuenta con un equipo formado por tres adultos que se encargan de controlar cada uno de los posibles casos de acoso escolar que se puedan dar. Lo primero que hacen es un filtro para determinar si se trata de algo puntual o es algo sistemático. Si detectan que se trata de un acoso prolongado en el tiempo, lo primero que hacen es hablar con la víctima para tranquilizarla y ayudarla. También se habla con el acosador o los acosadores para hacerles ver lo malo de sus actuaciones.

Tras estas reuniones, sopesan cuando es el mejor momento para comunicárselo a los padres, si ven que la situación no cambia, aunque en la mayoría de las situaciones, tras la entrevista con el acosador, este cambia su forma de actuar.

Si os ha parecido interesante el método finlandés KiVa, en este vídeo podréis ver más información sobre él y como es aplicado en la mayoría de las escuelas.

¿Qué opináis sobre este innovador método? ¿Si ofrece tan buenos resultados, por qué no es exportado al resto de países del mundo? A veces pienso que los políticos de cada país pierden el tiempo en intentar descubrir la rueda cuando ya está inventada. Si hay algo que funciona en un determinado sitio, intentemos copiar el método, y si el método finlandés KiVa es la solución para el acoso escolar, pues implantémoslo en nuestras escuelas. Dejad vuestros comentarios, os estamos esperando.

Dejar respuesta