Los niños están acostumbrados a utilizar libros que contengan muchos dibujos. Es una forma de atraerles hacia el mundo de la lectura y cualquier libro que no tenga dibujos, para ellos es considerado como un auténtico aburrimiento, pero este hombre les demostrará que no tiene por qué ser así.

El escritor B.J. Novak se propuso demostrar a los niños que los libros sin dibujos no tienen por qué ser aburridos. Para ello les enseña un libro en el que se lee que “Todo lo que salga escrito, sin importar lo que sea, debe ser dicho por la persona que lo lee”, ante esta norma, los niños al principio se quedan sorprendido pero luego reaccionan de una forma muy simpática y divertida.

Vía: Youtube

Dejar respuesta