Todo el mundo de pequeño hemos dibujado alguna vez nuestra propia mano en un papel. Era habitual en el colegio coger un folio en blanco y utilizar nuestra mano como plantilla para dibujarla. Eso hoy en día se sigue haciendo desde bien pequeños, pero ahora se puede hacer de una forma más espectacular ya que con muy poco esfuerzo podemos darle un toque 3D único.

El concepto 3D está entrando en la sociedad con fuerza y ya podemos disfrutar de esta tecnología en casa, así que ¿por qué no llevarla al mundo del dibujo? Para lograr este efecto, tan sólo es necesario conocer un pequeño truco que se desvela en el propio vídeo.