Realizar un viaje en el tren puede ser una acción sosa y aburrida. Es subirse al tren y todas las personas seguimos un mismo patrón: buscamos un sitio donde sentarnos, evitamos el contacto visual con las personas que nos rodean y nos evadimos en nuestro mundo ya sea leyendo o escuchando música, pero siempre podemos tener suerte y encontrarnos con algún personaje que nos pueda hace ese viaja un poco más llevadero.

Esta suerte la tuvieron los viajeros que se encontraron con el australiano Peter Sharp en un tren de la ciudad de Perth, un chico que rompió con todas las reglas y ni corto ni perezoso sacó su estéreo en pleno vagón, puso música y se puso a bailar delante de todo el mundo. Al principio la gente lo miraba con asombro, pero al final todos acabaron bailando y saltando como si estuvieran en una discoteca.

Seguro que esos viajeros nunca olvidarán esa gran anécdota.

Vía: Youtube

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here