Un día normal de pesca. Todo parece ir sobre ruedas. Algo ha picado. El pescador recoge el sedal. DE REPENTE, algo hace su aparición: un gran tiburón blanco que pretende comerse su pesca…

Dejar respuesta