Los niños pequeños son los seres más monos que nos podemos encontrar en la faz de la Tierra. Todo lo hacen de forma natural y espontánea sin importarle lo que piensen el resto de la gente que los rodea, creando en muchas ocasiones, situaciones en las que te dan ganas de comértelos a besos.

Es el caso de la protagonista de este vídeo, una niña de dos años de edad que iba con su madre subida en su coche mientras veía una película de dibujos animados donde un pingüino se había perdido de sus padres. Según iban pasando las escenas, la niña cada vez más se le transformaba la cara, hasta que no pudo evitar ponerse a llora debido a la emoción de la película.

¿No es realmente adorable ver a esta niña emocionada?

Vía: Youtube

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here