Los niños cuando son pequeños son las personas más inocentes del mundo. Le da igual que haya miles de ojos observándolos, ellos siguen haciendo con lo que tienen en su mente.

Es lo que hace este niño, que está en un campo de fútbol donde se encuentran miles de aficionados del equipo local. En un momento determinado, un pequeño sale corriendo desde el centro del campo con su balón hacia una portería. Según se va acercando, los aficionados van subiendo el tono de sus voces como si de una oportunidad de gol se tratase de su equipo.

Lo mejor de todo es la celebración del niño al anotar el gol en la portería.

Vía: Youtube

Dejar respuesta