El protagonista de este vídeo es Da Mao, es un oso panda gigante que vive en el zoo de Toronto, Canadá y que reaccionó de una forma muy divertida hace unos días cuando salió de su refugio y vio que todo estaba nevado.

Por lo que podemos ver en las imágenes, este amigo parece ser un gran amante de la nieve. Lo primero que hizo cuando vio todo su espacio blanco fue ponerse a retozar sobre ella de la misma manera que lo hacemos los humanos, pero no contento con ello, se tiró rodando por la pequeña ladera que forma parte de su hábitat una y otra vez.

Quién sabe, lo mismo ha descubierto un nuevo deporte de invierno, el descenso de ladera rodando.

Vía: Youtube

Dejar respuesta