Los niños cuando son pequeños son toda una monada. Puedes hacer con ellos lo que quieras sin que ellos se quejen demasiado, pero siempre hay que tener un factor en cuenta, estar seguros de que la madre no esté cerca.

Este padre ha aprovechado la ausencia de su esposa durante unos minutos para divertirse a costa de su hijo, pero viendo las imágenes, el niño también parece que se lo está pasando genial.

Lo que no sabemos es la gracia que le hará a la madre cuando vuelva y se encuentre a su hijo algo distinto a como lo dejó. Lo mismos ese día el padre de la criatura tuvo que dormir en el sofá.