Estamos acostumbrados a ver a personas empujar sus coches cuando estos no arrancan por culpa del frío o de algún problema mecánico. Pero lo que no es tan habitual es ver esta misma situación en un avión.

Esto que parece de chiste sucedió en un pequeño aeropuerto de Siberia. Los pasajeros estaban esperando subidos en el avión al despegue cuando por megafonía el capitán les pidió que bajaran del avión y que empujaran para intentar arrancarlo. Imaginaros las caras de sorpresas de todos ellos.

Al final todos bajaron y se pusieron a empujar a este bicho de 40 toneladas que había estado expuesto a temperaturas de 40 grados bajo cero, motivo por el que los motores no arrancaban.

Una situación que hará que ya tengan una historia que contar a sus familiares durante estas Navidades.

Vía: Youtube

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here