Quien haya tenido alguna vez una mascota estará de acuerdo conmigo en que en ocasiones se le quiere como si fuera de nuestra propia familia. Se le ve como un miembro más y los animales nos devuelven ese cariño de la mejor forma que saben, siendo fieles y estando ahí cerca incluso en los malos momentos.

Es lo que hizo este perro cuando vio que se llevaban a su dueño en una ambulancia. No quiso dejarlo solo y la persiguió hasta que el conductor sintió pena y dejó que se subiera en el vehículo para estar cerca de su amo. Una imagen que hará que salga el lado sentimental que llevamos dentro.