Hay perros que eso de respetar el sueño se las trae al pairo, y más si quieren comer o jugar. Hay que despertar al amo de cualquier forma, ya sea mordiendole los pies, arañándole los brazos, mordiéndole el pelo o tumbándose encima, el caso es lograr el objetivo.

1 Comentario

Dejar respuesta