Hay muchas injusticias en el mundo, y en el mundo de los perretes ¡aún mas! Y es que el pobre Cooper se tiene que conformar con los restos de helado que le ha sobrado a Daisy. El dueño de los dos sabe bien lo que hace. Cooper tiene una extraña manía a la hora de comer…

Dejar respuesta