Estos perros se tienen muchas ganas, tantas que no hacen nada más que ladrarse a través de la verja. Se ladran y se ladran a través de la verja pero tal es su enfado que ni el uno ni el otro se dan cuenta que la verja está abierta, pero no un poco, sino completamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here