Una promesa es una promesa. Este joven prometió a su abuela que cuando cumpliese 100 años se afeitaría completamente. Bueno, ese día ha llegado y toca afeitarse por el 100 cumpleaños de la yaya.

Dejar respuesta