¿Qué panorama para los coches diésel y de gasolina se prevé en 2022?

Dicen que nadie puede predecir el futuro, pero en lo que respecta a los coches gasolina y diésel, ya hay muchos rumores que parecen cada vez más fundados y reales. Hemos escuchado hablar sobre la prohibición de coches con cierta edad y combustible de entrar en las ciudades, descuentos increíbles para la compra de vehículos eléctricos o a gas, etc. ¿Qué hay de cierto en todo ello? En páginas como opinionesespana.es encontrarás los mejores coches eléctricos. 

Parece que hay un objetivo claro: eliminar los coches de combustión. Llegamos a esta conclusión porque cada vez es mayor la presencia de coches eléctricos. De hecho, incluso se están bajando los precios de estos y ofreciendo subvenciones con el fin de hacerse asequibles a más personas.

Europa y España parecen estar en la cabeza de la eliminación completa de los vehículos de combustión. No se sabe si se tardará pocos años o si es posible que se alcance la década. Sea como sea, parece claro lo que se quiere conseguir.

¿Cuáles son los planes de la Unión Europea?

Se ha especulado mucho sobre las razones de hacer esto. Quienes toman las decisiones afirman que es con el fin de cuidar del medio ambiente e intentar revertir, en parte, el daño provocado al planeta.

Las malas lenguas afirman que hemos consumido de manera acelerada los recursos sin dar tiempo a la tierra a regenerarse y que, por tanto, estos se están terminando, lo cual sucedería de manera definitiva en pocos años. Esto podría explicar también las repentinas subidas del precio del combustible.

Sea cual sea la verdad, hay una realidad clara: la UE quiere terminar con los coches diésel y de gasolina de una vez por todas y para siempre. Para conseguirlo, comenzó estableciendo límites a las emisiones de CO2, las cuales deberán estar por debajo de 95 g/km, lo cual supone una bajada considerable que encarece el coste de la producción de vehículos. Si bien es cierto que se ha dado un plazo para ello, ya que fue en 2021 cuando se exigió de manera obligatoria a los fabricantes que los coches que salieran a la venta cumplieran con esos preceptos.

Este es un objetivo complicado, por no decir imposible, de cumplir para los coches de combustión, ya que esta emite CO2 a raudales. Para hacernos una idea, este hecho significaría un consumo de poco más de 4 litros en un coche diésel y unos 3,5 en los gasolina. Esto está muy alejado de la realidad, ya que ni los mejores coches alcanzan este consumo.

De ahí que los fabricantes hayan acelerado la producción de vehículos eléctricos con el fin de no enfrentarse a multas y con el deseo de ser pioneros en la adquisición de clientes para ellos. Y la cosa pareció hacerse más clara cuando en junio de 2021 estas emisiones de CO2 se redujeron aún más.

Y no se acaba aquí, ya que se pretende que esta cifra siga bajando hasta los 60g/km, algo que sería físicamente imposible de conseguir en coches gasolina y diésel.

¿Y qué hay de España?

Sí, España se incluye dentro de la Unión Europea, pero tiene sus propios planes para cuidar del planeta. Se ha establecido el 2050 como la fecha para conseguir la neutralidad climática y conseguir que todos los coches de nuestro país sean eléctricos. A pesar de que la Ley de Cambio Climático y Transición Energética aún no se ha aprobado, los concesionarios y marcas de coches españolas ya están preparando todo enfocado en este objetivo y el Gobierno no frena la instalación de puntos de recarga en las autovías y autopistas.

De ahí que todo se comenzara con una tenencia de etiquetas. Estas denominan las emisiones de cada vehículo y, dependiendo del color, puede o no entrar en ciertas zonas, especialmente de las ciudades grandes. Se ha visto sobre todo implantado en Madrid y Barcelona, pero se prevé que pronto esté en todo el país. Por tanto, sí, el futuro de los coches gasolina y diésel es el que los rumores han ido profetizando en los últimos meses. Mejor que vayamos mirando cómo cambiar de coche…

Ir arriba