Los drones se han convertido en uno de los “juguetes” más demandados por las personas, un objeto muy caro que hay que cuidar como oro en paño. Esto mismo es lo que hizo el protagonista de este vídeo, Zwier Spanjer, que tras mucho esfuerzo por fin pudo adquirir uno de estos drones con los que surcar los cielos de su ciudad. El problema vino cuando no se dio cuenta de que poco a poco se iba agotando la energía de este, por lo que en un momento determinado, el aparato empezó a descender lentamente hacia un lago. Su dueño sin pensárselo dos veces hizo todo lo posible para evitar el final más trágico, salvándolo de una destrucción segura.

En el vídeo podréis ver toda la historia completa. ¿Qué seríais vosotros capaces de hacer por uno de estos aparatos?