En el telediario chino trajeron a un invitado para tratar un tema en concreto. Hasta ahí todo normal, salvo que al invitado se le olvidó poner el móvil en silencio y le llamaron en directo. La reacción del invitado es, cuanto menos, surrealista.

Dejar respuesta