Todo el mundo alguna vez ha ido a repostar gasolina para su coche a una gasolinera y una vez apagado el coche y bajado de él nos hemos dado cuenta de que el depósito de la gasolina está en el otro lado. Esto da mucha rabia ya que hay que volver a mover el coche si la manguera no es muy larga, pero creo que a muy pocos les habrá pasado lo mismo que ha esta pobre mujer, que no era capaz de encontrar el lado donde estaba el depósito de la gasolina por más que moviera el vehículo de un lado al otro.

Los dueños que la veían desde las cámaras de seguridad se tronchaban a reír de la situación de esta pobre mujer.