Para poder pagar su boda, este hombre tuvo que renunciar a una de sus joyas más preciadas: su Porsche. Muchos años después, su hija decide regalárle el coche para que lo pueda disfrutar y grabarlo todo en vídeo.

Dejar respuesta