Los elefantes son animales imponentes debido a su gran tamaño (suelen pesar unas 16 toneladas), y aunque parezca que son seres amigables y dóciles, nada más lejos de la realidad. Estamos acostumbrados a ver a los elefantes en diferentes espectáculos como circos, y como medios de transporte en países como India, pero desde ya te digo que los elefantes tienen un caracter, podríamos catalogar como “difícil”. De hecho se calcula que a lo largo del año, estos paquidermos matan alrededor de 600 personas de media. Por eso, nunca se debe subestimar a un elefante y de esto te advertirá cualquier guía de safari.

Entonces, ¿cómo se debe proceder ante el ataque de un elefante? Pues mediante un vídeo, Alan McSmith, un experimentado guía de safari con más de 30 años de experiencia, ha querido responder a esta duda. El vídeo lo podéis ver más abajo…

En el inicio del vídeo podemos ver un mensaje que no hay que tomar a la ligera. Se advierte que nunca se siga el procedimiento del vídeo como procedimiento estándar, es decir, el que hay que utilizar siempre cuando se nos presente este caso. Este método es el que utiliza Alan McSmith y el que mejor le ha funcionado en sus 30 años como profesional. También se nos indica que en la naturaleza puede ocurrirnos cualquier cosa, y hay que estar preparados ante situaciones tan extremas como el ataque de un elefante. La diferencia entre salir vivo de un encuentro con un elefante o no, es saber estar bien preparados.

Entrando en materia, y resumiendo, lo que hace Alan es proyectar su energia tranquila al elefante para infundirle respeto y evitar el ataque. Podemos ver como al inicio del vídeo, el paquidermo intenta arrancar una carrera para embestir a Alan y como este permanece inmovil con la mirada fija en el animal. Entonces es cuando el elefante se para en seco y Alan aprovecha para agitar las ramas con un palo y realizar aspavientos con sus brazos. Así, además de respeto, el animal sentirá miedo ya que percibirá que Alan puede ser un ser potencialmente peligroso.

La cosa no acaba ahí. El elefante no se da por vencido e intenta embestir a Alan por segunda vez, estando ahora mucho más cerca que antes. Alan no le aparta la mirada y realiza más movimientos con sus brazos, sin retroceder su posición ni un milimetro. Impresionado, el elefante prosigue su marcha y se aleja del lugar.

Es increíble lo que puede infundir una mirada, una posición y la energía de la persona ante un posible ataque de elefante. Para mi sería impensable no tener miedo en dicho momento, pero ahí es donde se notan los 30 años de experiencia de Alan McSmith. También es de admirar el coraje del cámara que le está grabando. Como he dicho antes, de haber sido yo, me faltaría selva para correr, aunque según se puede desprender del vídeo, parece que no es lo más adecuado, ¿verdad?

Y hasta aquí nuestro artículo sobre qué hacer si te ataca un elefante. Espero que te haya gustado y, si te ha resultado útil, no dudes en compartirlo en redes sociales. ¡Nos leemos!

Leave your vote

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 2

Upvotes: 1

Upvotes percentage: 50.000000%

Downvotes: 1

Downvotes percentage: 50.000000%

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here