Todos los niños pequeños son traviesos y seguro que el que más y el que menos alguna travesura hemos cometido. Cuantos más hermanos peor porque nos liábamos unos a otros para cometerlas. Siempre eran una experiencia aunque sabíamos que nuestros padres se enfadarían y el castigo no tardaría en llegar. Aunque a veces en lugar de una reprimenda había risas.

En este vídeo podemos ver como el padre no puede contener su risa después de la travesura de sus hijos que están con la cara totalmente pintada. Mientras que les va preguntando quien tiene la culpa y mantiene su papel de padre para decirles que no han hecho lo correcto, pero poco a poco las respuestas de los niños hacen que no pueda contener las risas. Un vídeo realmente divertido y monísimo.

Ser padre no siempre es fácil pero tiene sus recompensas.

Podéis ver el vídeo original en inglés en Youtube de Mihai Patriche. Hemos añadido subtítulos de google en castellano.

Dejar respuesta