Tipos de papel de fumar que nos podemos encontrar según sus características

Hoy en día es muy habitual encontrarse a fumadores que prefieren liarse sus propios cigarrillos en vez de comprar la cajetilla clásica donde vienen ya liados. Independientemente del motivo que lleva a esta práctica, la compra de libritos de papel de fumar no hace más que aumentar cada año. Lo que no sabe mucha gente, más aquellos que empiezan con esta práctica, es que existen diferentes tipos de papel de fumar dependiendo de sus características. De esta forma, es posible crear cigarrillos dependiendo de los gustos de cada persona, totalmente personalizables. En este sentido, Smoking viene destacando como una de las marcas líderes dentro de este sector, ofreciendo una gran variedad de papel de fumar.

En el caso de que quieras conocer más sobre los tipos de papel que os podéis encontrar, os invitamos a que sigáis leyendo porque os lo explicamos a continuación.

Según el tamaño

La forma habitual que tiene el papel de liar es rectangular, cumpliendo siempre unos estándares de tamaño, aunque pueden variar varios milímetros dependiendo de la marca elegida. El tamaño del papel influirá directamente en la duración del cigarrillo. Cuando más largo más tiempo durará, aunque al final dependerá del ritmo de dar las caladas. En este sentido, los tamaños más habituales que nos podemos encontrar son los siguientes:

  • Tamaño estándar (78 mm): Es la medida que suele tener el cigarrillo de toda la vida. Por este motivo es uno de los más utilizados.
  • Tamaño corto (70 mm): Suele ser algo más manejable al ser más pequeño. También dura menos debido a esos milímetros de menos con los que cuenta.
  • Tamaño largo (110 mm): Al ser más largo de lo habitual, liar el cigarrillo también suele ser algo más complicado. Ofrece mayor duración que los casos anteriores.
  • Formato rollo: Consiste en una tira larga de varios metros que permite al usuario cortar el tamaño que mejor le parezca en cada momento.

Según su gramaje

El gramaje que tenga el papel influye directamente en la velocidad de combustión del cigarrillo liado. A mayor gramaje, mayor combustión y por tanto, menor número de caladas. Un mayor gramaje también influye a la hora de liar el cigarrillo, siendo más sencillo que si el gramaje fuera menor.

Por contra, un menor gramaje se traduce en una combustión más lenta, siendo la duración del cigarrillo mayor. Al ser la combustión más lenta, será necesario dar una calada más fuerte para poder consumirlo.

Según su material

A la hora de elegir el papel de fumar, podemos encontrarnos diferentes opciones dependiendo del material utilizado para su elaboración.

Papel de celulosa

Se trata del material más antiguo utilizado para su fabricación. Se caracteriza por ofrecer un sabor fuerte al cigarrillo liado.

Papel de lino

Se trata de otro de los materiales más utilizados y que es menos perjudicial para el medio ambiente. El papel de lino eliminará el sabor fuerte de la celulosa.

Papel de arroz

Se caracteriza por contar con un color blanco, además de eliminar el sabor y el olor que puedan producir los otros materiales. Es un papel de combustión lenta, además de ser muy respetuoso con el medio ambiente.

Según el color del papel

Por último hay que tener en cuenta el color del papel. Cuando el papel de liar tiene un color marrón, significa que está libre de cloro, lo que significa que es un papel más natural y menos perjudicial para la salud.

Cómo habéis podido ver, son muchos los papeles de fumar que nos podemos encontrar. La clave está en dar con aquel que mejor se adapta a tus gustos. Para ello, nada como probar varios hasta dar con el adecuado.

Ir arriba