Quien lleva años tocando un instrumento, es capaz de hacerlo en cualquier situación, pero la cosa se complica mucho tras comer algo picante, y para muestras el siguiente vídeo que os traemos a continuación.

En él se ve una orquesta clásica que interpreta una obra sin aparente esfuerzo. De repente todo el mundo para y se mete en la boca un chile picante. Ahora la cosa cambia y lo que antes se interpretaba de forma sencilla, ahora se complica seriamente.

Las caras de todos los miembros de la orquesta lo dice todo, incluso alguno no puede impedir que se le escape una lágrima. Eso sí, como músicos profesionales que son, no dejaron de tocar hasta que la canción terminó.

Vía: Youtube

Dejar respuesta