No todos los trabajos son iguales, eso lo sabe todo el mundo. Hay trabajos en los que uno llega a su sitio en la oficina, se sienta en la silla y está ahí durante las horas que dura su jornada, y luego hay otros en los que los operarios ponen en riesgo sus vidas para poder llevar a cabo sus tareas.

Esto último es el caso de los protagonistas de este vídeo, personas acostumbradas a las grandes alturas y que han decidido, cámara en mano, compartir con todo el mundo sus experiencias.

Estos valientes trabajadores se encargan de arreglar las antenas que están en lo alto de los rascacielos de las grandes ciudades de Estados Unidos. En concreto, en el vídeo se encuentran subidos en lo alto del edificio John Hancock Building en Chicago, edificio que mide más de 340 metros. Desde ahí el riesgo es máximo, pero también dejan una espectaculares vistas de toda la ciudad.

Vía: Youtube

Dejar respuesta