Un joven se acerca a un mendigo y le pide su cubo para tocar con él y hacer un poco de percusión. Cuando empieza a tocar con el cubo y encima se une más gente a tocar, la cara del sin techo no tiene precio. Un vídeo que teneis que ver.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here