A esto es a lo que se le llama, coloquialmente, tener mal perder. A ver, nos ubicamos, estamos en un partido de ping pong entre dos chavales. Uno de ellos pierde el partido por su propia culpa, se mosquea y la carga contra el árbitro de la competición tirándolo de la silla. No se cómo no llegó la cosa a mayores porque el árbitro, que era otro chaval, se queda inmóvil tras la reacción de uno de los jugadores y lo máximo que llega a hacerle es…atención…tirarle la raqueta al suelo. Un aplauso al árbitro por saber sujetar los caballos y tener la sangre fría de no entrar en el juego violento del jugador.

¿Y tú? Si tu fueras el árbitro, ¿tendrías esa reacción? ¿Eres de mal perder?

Coméntanoslo…

Dejar respuesta