El pobre cuidador de este cocodrilo sale ileso del ataque que le propina. Se supone que, cansado de comer la misma carne de siempre, decidió apostar por una nueva, la de su cuidador.

Dejar respuesta