Nunca imaginó que al tirarse con su cámara GoPro al mar, un amigo suyo le avisase que había un tiburón rondándole. Y no se trataba de un tiburón normalito, se trataba de un gran tiburón blanco que había venido a curiosear. A este pobre hombre le falta mar para nadar tras el susto.

Dejar respuesta