Un experimento realizado en la ciudad de Austin (Texas) nos muestra hasta qué punto la apariencia puede interferir en la forma de actuar de las personas.

El vídeo que os traemos hoy trata sobre un mendigo al que le ofrecen la oportunidad de realizar un experimento que consiste en pedir dinero a la gente en dos situaciones diferentes. La primera en su estado habitual y la segunda con una apariencia mejorada y donde él va trajeado.

El resultado es asombroso. Como un simple traje hace que el resto de personas colabore con la persona que no lo necesita, y aquella que realmente necesita esa ayuda ve como la gente pasa a su lado sin hacer nada.

Leave your vote

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here