Este tipo que es un experto en percusión juega con su hijo como si fuera una caja de ritmos. El chico se ve que está encantado con la idea y se ofrece voluntario sin ofrecer ninguna resistencia. Dandole unos golpecitos suaves en la espalda y otros en el culete hacen de Brad, un instrumento de percusión humano debido al sonido de los golpes huecos y al de su respiración. Un vídeo muy divertido el cual no creo que haya que llevar al tema del abuso puesto que se ve que los dos están disfrutando de un juego muy divertido y musical.

¿Y tú? ¿Serías capaz de hacer esto con tu hijo?

Coméntanoslo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here