Todos tenemos placeres culpables, cosas que nos gustan pero que nos da vergüenza reconocer, como que a un heavy le guste Nino Bravo o que a un verdadero literato le encanten las novelas de Crepúsculo. Al parecer a este policía de Denver le ocurre lo mismo. Bajo su apariencia de rudo hombre de la ley, se esconde un verdadero fan de la cantante pop Taylor Swift, tanto, que llega a emocionarse cuando suena su canción “Shake it Off” por la radio del coche. Esto no tendría más trascendencia si no fuera porque fue captado por la cámara del coche patrulla. Desternillante.

¿Y tu? ¿Tienes algún placer culpable?

Coméntanoslo…

Dejar respuesta