Está claro que querer es poder y este video lo deja bien claro. El arte de bailar requiere de una aptitud física innegable pero eso no impide a esta abuela de 80 años dejar a todos los asistentes al show boquiabiertos. La mujer, junto a un hombre visiblemente más joven que ella, desarrolla una coreografía digna de ser aplaudida y admirada.

Dejar respuesta